Las terapias regenerativas son una serie de tratamientos, que se basan en potenciar los mecanismos biológicos de reparación de nuestro organismo y que a través de la propia sangre del paciente permiten curar o mejorar dolencias de forma rápida y segura.

En Sport IT, tenemos experiencia en ofrecer a nuestros pacientes, desde una perspectiva realista y honesta, las opciones de tratamiento biológicas más actuales  para que ante una lesión, tanto aguda como crónica, se pueda autoreparar con garantías evitando o demorando un tratamiento quirúrgico.

 

¿Qué es el PRP o plasma rico en plaquetas?

El PRP (Plasma Rico en Plaquetas) es un producto obtenido de la sangre del propio paciente (biológico y autólogo) que tiene una concentración de plaquetas y otros elementos biológicos por encima de los valores normales.

Actualmente,  a través de las técnicas más modernas, somos capaces de concentrar una cantidad de plaquetas de una muestra sanguínea y posteriormente inyectar o implantar en cualquier tipo de tejido que queremos reparar. Es lo que se conoce como PRP o plasma rico en plaquetas, y tiene su origen y desarrollo con éxito en la cirugía oral y medicina veterinaria y actualmente utilizado en diferentes especialidades médicas.

Tras una punción venosa la sangre extraída se centrifuga para aislar los componentes (entre ellos las plaquetas) que tienen una capacidad de acelerar el proceso natural regenerativo  una vez inyectados en la zona afectada o lesionada a tratar.

Las plaquetas liberan los factores de crecimiento que son los responsables naturales de que cuando se produce un daño tisular acelerar los procesos de curación y reparación de los tejidos.

Estos factores de crecimiento presentes en su interior son necesarios para enviar señales a otras células, conocidas como células madre para que se activen y diferencien en una línea celular con el objetivo de reemplazar o reparar células condrales, musculares, tendinosas y óseas.

«El tratamiento con PRP permite situar una gran cantidad de factores de crecimiento, en el lugar dónde se ha producido una lesión»

La composición de este plasma rico en plaquetas, su uso en concentraciones altas o bajas de plaquetas en plasma, la presencia o ausencia de células de línea blanca (leucocitos) y el uso de diferentes activadores de las plaquetas, son preguntas que necesitan ser contestadas mediante  investigaciones futuras con el objetivo de validar y estandarizar el uso de PRP en la medicina deportiva y en otros ámbitos de la salud.

Es un procedimiento que ha recibido gran atención social, popularizado por su uso en la curación de lesiones en deportistas de élite y su difusión a los medios de comunicación les ha proporcionado un gran foco mediático, pero su uso en población no deportista ha de estar regulada y proceder de una correcta indicación, por lo que no conviene conceder expectativas sobredimensionadas ya que los resultados no siempre se corresponden con la realidad. Es un tema en continuo debate en la comunidad científica por la implantación de su uso clínico en diferentes especialidades siendo necesarios estudios clínicos con alto nivel de evidencia científica que demuestren su eficacia. 

La experiencia clínica, avalada por numerosos ensayos clínicos y artículos científicos, parece indicar que tienen un alto potencial antiinflamatorio que favorece el proceso reparativo de lesiones acortando el plazo de recuperación para la vuelta al deporte y no es un tratamiento prohibidos por la Agencia Mundial Antidopaje.

 

Beneficios del PRP

Las plaquetas ejercen  una importante labor en el proceso de curación y reparación de una lesión de un tejido, ya que los factores de crecimiento que hay en su interior pueden actuar como coadyuvantes en el proceso de recuperación de una lesión, acortando los plazos y asegurando una vuelta a la actividad y al deporte segura y con garantías.

 

¿Cómo funciona un PRP?

El PRP (o plasma rico en plaquetas) es un plasma centrifugado con una concentración de plaquetas superior habitual de de sangre periférica. Para realizar un PRP primero debemos extraer sangre del propio paciente, que se centrifuga, y así se obtienen los factores de crecimiento que finalmente se inyectan en la región a tratar.

El plasma rico en plaquetas actúa como un apoyo o un estímulo a la auto-reparación de que nuestro organismo realiza de forma natural como respuesta a las lesiones.

  1. Obtenemos, en condiciones controladas de antisepsia, la sangre anticoagulada del paciente.
  2. Se separan los componentes y se selecciona la fracción con concentración más adecuada de plaquetas.
  3. Se administra el PRP en la zona lesionada a tratar.

 

¿En qué patologías está indicado este tratamiento?

Desde la traumatología está indicado el tratamiento en patología musculoesquelética y especialmente en ámbito deportivo se ha mostrado útil como coadyuvante y acelerador de la recuperación de lesiones musculares, tendinosas, y articulares, tanto agudas como crónicas.

Actualmente se está consensuando científicamente la cantidad y concentración óptimas para cada tipo de patología a tratar, siendo algunas de las aplicaciones más importantes:

  1. Tendinitis y otras patologías tendinosas (rotuliana, aquilea especialmente)
  2. Lesiones articulares de rodilla (meniscos y ligamentos)
  3. Roturas fibrilares o musculares
  4. Lesiones del pie (fascitis plantar)
  5. Asociado a procedimientos quirúrgicos (artroscopias, osteotomías)
  6. Artrosis

 

¿Es una terapia dolorosa o incómoda para el paciente? ¿Tiene efectos secundarios?

No es doloroso ni acostumbra a tener efectos secundarios.

Habitualmente es un tratamiento mínimamente doloroso para el paciente, que se va a casa al poco tiempo de realizar el procedimiento. Es suficiente con extraer una pequeña cantidad de sangre (como un análisis), esperar el centrifugado que dura unos 30 minutos y el concentrado del plasma estará listo para inyectarse en la zona a tratar.

En algunas ocasiones puede ser necesaria la inmovilización o el reposo relativo durante las horas posteriores a la inyección. Se recomienda adecuar el número de aplicaciones en función de la situación clínica de cada paciente

En Sport IT realizamos el procedimiento siguiendo todos los controles reglamentarios cumpliendo las condiciones de seguridad impuestas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). Lo realizamos en consultas, sin necesidad de quirófano, en una sala especialmente diseñada y en condiciones de máxima esterilidad, por lo que es un  procedimiento muy seguro, sin efectos adversos importantes,  aunque puede haber leves complicaciones locales como pequeños hematomas o ligeras molestias que pueden durar algunos días.

 

Otras terapias regenerativas

Células madre mesenquimales y Terapia génica

Una de las áreas más prometedoras en la medicina actual, y especialmente en la medicina del deporte, es el tratamiento biológico mediante el tratamiento con células madre mesenquimales y la terapia génica.

Las células madre mesenquimales pueden dar lugar, proceso conocido como diferenciación,  a varios tipos de células de los tejidos esqueléticos, como el cartílago, el hueso y la grasa.

La investigación con células madre es objeto de gran controversia, parece ser que tienen un gran potencial para contribuir en el proceso de curación de las lesiones del organismo. mostrándose útil para reparar y rehabilitar la mayoría de lesiones comunes que tratamos en  medicina del deporte

La terapia génica consiste en la manipulación del cuerpo del ADN para tratar, combatir y reparar el daño producido por una enfermedad, lesión o una mutación genética. El uso potencial en el ámbito deportivo se centra en la regeneración de tejido dañado, lo que permitiría una mejor y más rápida resolución de una lesión.

La ingeniería tisular, una técnica que en teoría funciona en tándem con la terapia génica, estimulando la capacidad celular  para regenerarse y reproducirse, permitiendo desarrollarse al nuevo tejido. Esto es especialmente atractivo en tratamientos de lesiones de LCA, que requiere cirugías mínimamente invasivas artroscópicas y  largos meses de recuperación y rehabilitación. Si el cuerpo es capaz de participar más activamente en el proceso de reparación se puede  reducir la cantidad de tiempo necesario desde la cirugía hasta que el deportista vuelva a pisar el campo de entrenamiento.

 

>> Si crees que necesitas una visita al traumatólogo, visita a nuestros traumatólogos especialistas en medicina deportiva